miércoles, 7 de agosto de 2013

SERIE LOS PIONEROS: ARI Y HECTOR MATEOS Y SU CERVEZA MICHEVE


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

ARI Y HÉCTOR MATEOS MALHER
 Los cerveceros a veces se dan en pares y este es uno de esos casos, y en este ocasión además son hermanos.  Ari Tzontemoc y Héctor Itzcahuatzin Mateos Mahler, el primero ingeniero agrónomo y el otro ingeniero mecánico; ambos artesanos cerveceros.
Aunque por años cada uno de este par de hermanos se desarrolla profesional y geográficamente en entornos diferentes, eventualmente la vida los vuelve a reunir utilizando esta vez el pretexto de la buena cerveza. 
“A mi me gusta el vino” me dice Ari al preguntarle sobre sus gustos.  “a mi  – dice Héctor – no me gustaba mucho la pisteada, siempre fui muy moderado y tomaba un poco de vino y un poco de cerveza”. Nunca fueron particularmente afectos a la cerveza que comúnmente se vende en las esquinas.  Sin embargo hace relativamente poco se toparon con estilos de cerveza que cambiaron totalmente su perspectiva y fueron atraídos irremediablemente hacia ese territorio para ellos hasta entonces desconocido.  Ari se encontró primero con unas Sam Adams que llamaron su atención, pero “la primera campanada fuerte” se dio con una Arrogant Bastarden “en ese momento creo que en verdad me enganché.”   En otro momento, Héctor se topó en una navidad con una Russian Imperial Stout que le abrió una nueva dimensión de sabor, aroma y cuerpo, “ahí sentí que me habían echado a perder el gusto por la cerveza industial”. Aunque sus experiencias fueron impactantes para cada uno de ellos, ninguno de los dos se imaginarios que un día estarían colaborando en fabricar su propia cerveza.
“Según yo – dice Ari – el momento que está viviendo la cerveza artesanal en Mexicali tiene sus raíces en San Diego, California, donde se ha gestado todo un movimiento cervecero que ha impactado al mundo entero. Por otro lado no podemos negar la influencia que ha tenido la cerveza Cucapá en los nuevos cerveceros del país. En Mexicali El Sume participó de forma importante porque ayudó a aglutinar a todos los que traíamos la cosquillita de la cerveza.  En los Cheve Tastings que organizan muchos tuvimos la oportunidad de conocer aun más sobre el tema y creo que contribuyeron para incrementar nuestro interés.”

“Yo veía como Ari – nos platica Héctor – andaba interesado en el tema, lo oía hablar con entusiasmo sobre las cervezas que probaba y que eventualmente probé yo también. Ya había yo investigado un poco sobre cómo hacer cerveza y un día le propuse a mi hermano que nos pusiéramos a hacer nuestra propia cerveza, lo platicamos y así fue como empezamos. Como muchos otros artesanos , empezamos con un equipito que compramos en San Diego.” 
¿En qué momento deciden hacer cerveza no nomás para ustedes, sino para ofrecérsela a otros? “Fue algo que sucedió sin darnos cuenta. Nosotros simplemente estábamos disfrutando de algo que nos apasionaba, queríamos hacer una cerveza buena, sabrosa que nos gustara a nosotros. Sin embargo a nuestros amigos les gustó también lo que hacíamos y nos empezaron a pedir. Poco a poco nos dimos cuenta de que podíamos hacer bachadas más grandes manteniendo la calidad y que había más gente que quería probar lo que hacíamos. Después empezamos a vender nuestra cerveza en El Sume y empezó a conocerse más ampliamente.”
¿Piensan dedicarse de lleno a hacer cerveza o lo están haciendo por moda o para pasar el rato? “Definitivamente no lo estamos haciendo por moda porque es algo que verdaderamente nos apasiona, pero aun no existen las condiciones para dedicarnos de lleno a esto. Si se dan ciertas circunstancias favorables seguramente lo haremos, además hay que tomar en cuenta que incluso a nivel legislativo y regulatorio las cosas no están claras y en algunos casos es adversa, así que no sabemos si habrá las facilidades para impulsar esta industria. Este movimiento es real y viene fuerte, pero aun es pequeño comparado con la industria cervecera nacional. Su futuro depende de cuál sea la disposición de nuestros gobernantes para desarrollarla.”
UN PAR DE BARRILES LISTOS PARA ENTREGAR
“En Mexicali estamos haciendo muy buena cerveza artesanal, aunque también hemos probado unas muy sabrosas en Ensenada y Tijuana. Si nos comparamos con la cerveza artesanal que se fabrica en el resto del país, estamos haciendo mejor las cosas, tenemos un producto más innovador, con insumos de mucha calidad y con talento.”
MiCheve es una cerveza honesta y de buena calidad que ha sido bien recibida por los consumidores y eso es lo más importante. Es un producto artesanal que habla muy bien de Mexicali y que contribuye a incrementar la buena reputación que esta industria local está ganando a nivel nacional.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Paz para todos.

Comentarios: javier@elsume.com


1 comentario:

  1. Hola Javier,
    Yo estaba en esa ocasión que el Itzca tuvo su epifanía cervecera. Fué con una Yeti de Great Divide y de ahí en adelante ya nada fué igual.

    Salud!!!...os
    Miguel Fimbres
    Los Sesionistas
    Amigos de la Vid

    ResponderEliminar