jueves, 2 de febrero de 2012

FECHA DE CONSUMO PREFERENTE EN CERVEZA


Por Javier “Sunshine II” Sánchez

Todo en este mundo eventualmente se echa a perder…todo. Esto es particularmente patente cuando nos referimos a cualquier cosa que los humanos comemos o tomamos.  La cerveza por supuesto no es la excepción.
Nuestros sentidos han sido nuestros principales aliados para prevenir cualquier daño a nuestro organismo al avisarnos cuando algo que vemos a comer puede hacernos mal, incluso matarnos, por esto nunca debemos de hacer caso omiso cuando percibimos que algo anda mal.
Cuando tomamos una cerveza es importante estar consientes del estilo de cerveza que estamos tomando para no confundir las características propias de esa cerveza con síntomas de mal estado.  Es muy común que algunas personas regresen al mesero una cerveza de trigo porque la ven turbia y con sólidos en suspensión, cuando en realidad esa puede ser una de sus características. He visto a personas que rechazan una cerveza “azorrillada” sin antes verificar si ese es un olor propio del estilo que pidieron. Cuando pidan una cerveza que no conocen lo mejor es preguntar sus características para no llevarse sorpresas.
Un artesano productor de cerveza
La cerveza sí puede guardarse, pero no todas reaccionan igual ante el paso del tiempo. Las cervezas muy industrializadas de las macrocervecerías aguantan alrededor de 6 meses sin perder mucho de sus características originales, siempre que se les trata bien, es decir resguardadas del sol, refrigeradas, sin movimiento y en posición vertical. A diferencia de las botellas de vino, la cerveza no debe tocar las tapas de las botellas.
Las cervezas artesanales son las menos resistentes al paso del tiempo, debido a que no están pasteurizadas ni filtradas. Su elaboración manual no logra mantener por poco tiempo sus características originales una vez envasada. Algunas de estas cervezas tienen solamente unas semanas de vida antes de echarse a perder. Aunque las cervecerías artesanales, sobre todo las elaboradas en casa, pueden ser muy buenas, también es cierto que frecuentemente se contaminan en alguna parte del proceso por carecer instalaciones adecuadas, cuando esto sucede desarrollan un sabor avinagrado muy fácil de detectar. Lo más recomendable cuando se prueba una cerveza de este tipo es tomarla fresca y directamente del barril.
Pliny The Elder, entre más fresca mejor
Existes algunas cervezas que aunque no son caseras los fabricantes recomiendan que se tomen lo más frescas posibles, tal es el caso de – por ejemplo – Pliny The Elder, la icónica American Double/Imperial IPA elaborada por la cervecería californiana Russian River, que en su etiqueta especifica que esa cerveza fue hecha específicamente para ser tomada fresca y de ser posible directamente del barril.
Existen cervezas que si bien cambian con el paso de los meses y los años, no significa que se echen a perder. Muchas de ellas desarrollan sabores más complejos y completos. Algunas cervezas claras pueden perder algo de brillantez y transparencia debido a la unión de polifenoles y proteínas.
En muchos países las autoridades sanitarias han obligado a establecer en las etiquetas una Fecha de Consumo Preferente, que ronda el año a partir de su fabricación. Este período resulta en la mayoría de los casos tremendamente inexacto, no se dejen llevar por ese dato, ya que existen algunos estilos que pueden guardarse por años, incluso décadas sin que se dañen si se almacenan adecuadamente .
Las cervezas que aguantan más tiempo suelen ser las que tienen porcentajes de alcohol más elevados, pero también es importante anotar que existen otros agentes que inhiben el fácil desarrollo de microbios, como son el lúpulo, el dióxido de azufre, el dióxido de carbono y un compuesto fenólico que se encuentra en la cáscara de la cebada.
 Mi recomendación es que dejen que su paladar decida qué está bueno y qué esta echado a perder. Traten de no confundir el “No me gusta esta cerveza” con el “Esta cerveza está echada a perder”. Es posible algún estilo no sea de tu particular agrado pero esto no significa de ninguna manera que esté echada a perder.
¿Tu probaste alguna cerveza nueva esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.


Comentarios: javier@elsume.com

3 comentarios:

  1. Me ha sucedido al probar una stout que me cuestiono si realmente es ese el sabor que debe tener o si hay algo de malo con la bebida, desde su olor hasta el sabor de boca que deja. Creo que nunca lo sabré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillermo.
      Mi opinión es que tomes como punto de partida las Stouts originales, como las inglesas (Fullers, Youngs, etc.) y la tradicional Guinness. A partir de ahí puedes empezar a explorar Stouts menos tradicionales como las californianas e incluso algunas mexicanas artesanales.
      Las Stouts siempre debe tener razgos comunes, como el color negro, la textura cremosa, el cuerpo denso, el olor a malta tostada, aunque algunos cerveceros se arriesgan con un poco más de lúpulo que -en lo particular- no me mata.

      Eliminar
  2. Hola Javier,
    Hablando de la Pliny the Elder, hace poco hubo un evento en un bar de San Diego en donde anunciaron la apertura de un barril que había sido llenado el día anterior.

    A ver cuando vemos uno de esos en El Sume!!!

    Salud!!!...os
    Miguel Fimbres
    Amigos de la Vid

    ResponderEliminar