lunes, 24 de diciembre de 2018

INFINIUM


Una de las botellas más elegantes.
Por: El Cerveciáfilo     
Para nadie es un secreto que Weihenstephaner en una de las mejore cervecerías de Alemania y además la más antigua del mundo. Tampoco el hecho de que la cervecería Samuel Adams es uno de los pilares del movimiento cervecero independiente en Estados Unidos y en el mundo.  Lo que sí es un secreto es que ambas colaboraron para fabricar una joya del mundo de la cerveza llamada INFINIUM.
     INFINIUM es una Bière de Champagne/Bière Brut que es considerada como un estilo por sí mismo. Tanto Jim Koch (Boston Beer Co.) como Josef Schrandler (Weihenstephan Brewery) afirman que esta cerveza es el primer nuevo estilo fabricado bajo los estrictos estándares de la Ley de Pureza de Baviera, o Reinheisgebot en más de 100 años. Como muchos de ustedes saben, esta ley exige que la cerveza sea fabricada con cuatro ingredientes unicamente (aunque uno de ellos – la levadura- fue agregado posteriormente) que son: Agua, malta, lúpulo y levadura.
La colaboración
     El nombre del estilo nos sugiere la sensación que disfrutaremos al probarla, pero dejaré que uno de sus creadores, el mismo señor Koch, nos la describa: “…es una Ale de un dorado profundo con un aroma frutal y un contenido de alcohol dew 10.7%. En el idioma de los sabores se ubica entre el Champagne, un vino para postres y –posiblemente- una Sam Adams Noble Pils… te da algo del cuerpo, carácter lupulado de una cerveza pero es muy seca y ácida sin llegar a ser ligera. Y al final te da algo de lo frutal – notas de pera, manzana, durazno – de un vino de mesa.
     Esta cerveza lanzada en el año 2010 se presentó como una edición limitada especial, pero su éxito la llevó a que esto se modificara y siguió editándose por unos años más como cerveza de temporada invernal.  Desgraciadamente Infinium ya no se elabora más.  Fue durante el invierno de 2016 que la tomé por última vez.
     Desde mi punto de vista es una cerveza que tomó por sorpresa a muchos cerveceros que no supieron cómo interpretar esta nueva propuesta. Encontré personas que la adoraron (entre ellas un servidor) y otros que la odiaron. Para otros fue inconcebible que Weihenstephan, la cervecería más antigua de este planeta con casi 1000 años de existencia y también una de las más tradicionales de Alemania, se relacionará con Boston Brewery, una cervecería que con alrededor de 25 años operando para proponer una cerveza tan –digámoslo de esta forma- innovadora, tan diferente, tan fuera del mainstream cervecero, fue una trangresión que muchos no toleraron… y la reacción del mercado fue igualmente confusa y eso no les gusta a los inversionistas, así que decidieron detener su fabricación. Desde mi muy particular punto de vista fue una cerveza que se adelantó su tiempo.  Si volvieran a fabricarla ahora que las cervecerías independientes están aumentando tan rápidamente su participación en los mercados mundiales, la historia sería diferente.
     Probablemente en alguna licorería perdida en algún rincón quede alguna rezagada, les recomiendo que si se topan con una la compren sin dudarlo un segundo.  No se van a arrepentir.




1 comentario: