viernes, 19 de diciembre de 2014

LA CERVEZA EN NAVIDAD


Por: Javier Sánchez Valenzuela





LA NAVIDAD Y ESTA MUY CERCA
No se a ustedes, pero a mi estas fechas navideñas me ponen más nostálgico que feliz. Me da por recordar mi niñez, la de mis hijos y parientes cercanos y lejanos. Me da por escribirle a mis amigos para decirles cosas que debería de decírselas todos los días y no solamente en navidad. Creo que la navidad nos proporciona el pretexto perfecto para sacar al cursi que llevamos todos dentro, para perdernos por los lugares comunes de los deseos de amor y paz mundial. Se siente bien hacerlo.

         Tengo que confesarles que una de las razones por las que espero impacientemente la navidad es porque me da el pretexto perfecto para explorar nuevamente otro mundo igual de fantástico que el de Dickes y su Cuento de Navidad: el mundo de las cervezas de navidad.

Pareciera que este espíritu de amar y compartir las buenas nuevas con la humanidad se apodera también de los maestros cerveceros del mundo y desde hace siglos le da por preparar meticulosamente sus recetas  especiales, como queriendo darle verdadera felicidad al mundo o por lo menos a los amantes de la buena cerveza.

         Al igual que un niño espera la llegada de la más reciente versión del más reciente juego de video,  yo espero el arribo de las ediciones navideñas que empiezan a aparecer a veces desde octubre. Hago mi listita y me lanzo a los estantes de las tiendas a buscar estas joyas líquidas. Déjenme decirles que aparentemente no soy el único ni el más veloz, porque por más que me esfuerzo, cuando llego a la tienda encuentro ediciones ya agotadas. Tal es el

caso de la Anchor Christmas Ale que cada año la cervecería Anchor de San Francisco produce con una receta y un envase diferente al del año anterior, lo que la convierte un toda una obra digna de coleccionarse. Hay que mantener la frente en alto y el espíritu navideño vivo para no desgreñar al fulano que ves llevándose  el último six que quedaba en la tienda.
PARA EL FRIO, UNA CERVEZA DE INVIERNO

         Las cervezas navideñas regularmente empiezan a fabricarse hacia el mes de septiembre, de tal manera que estén frescas y listas para consumirse desde que empiezan a sentirse los primeros fríos.  Estas cervezas son muy diferentes a las que regularmente se fabrican el resto del año. Los maestros cerveceros se preocupan por darle al consumidor cervezas sobresalientes tanto por su olor, su sabor, color y textura. Por supuesto tiene mucho que ver el tipo de comida tradicional de esta época invernal que tiende a ser más pesada, más grasosa y sazonada con especias.  Hay que cuidar que el maridaje entre la cerveza y los platillos sean perfecto de manera que la ocasión resulte igualmente memorable.

         No existe un tipo de cerveza particular que pueda ser considerada navideña. Existen tanto cervezas de fermentación alta (ales) como de fermentación baja (lagers) y cada fabricante le da su toque especial. Incluso el color varía de marca en marca, aunque suele ser ámbar o de plano negro.  Diría que la única característica que comparten todas estas cervezas es un porcentaje de alcohol por volumen superior al normal. No creo que exista una cerveza que se digne ser llamada navideña que contenga menos de un 6.5%, y muy frecuentemente alcanzan el 10% ó más. Igualmente son cervezas que contienen maltas especialmente tostadas, lúpulos y especias seleccionadas cuidadosamente para lograr producir cervezas que verdaderamente calienten (por su alto contenido calórico) a quien la prueba.  Otra característica de estas cervezas es que se disfrutan más cuando se toman moderadamente frías, entre 4 y 7 grados centígrados, para que sus aroma y sabor salgan más fácilmente. Enfriarlas de más les mata su complejidad evitando que el paladar pueda encontrarse con los sabores y olores que tan cuidadosamente fueron creados.

BUENA CERVEZA Y BUENA COMIDA
Pero no nada más el contenido de la botella es especial, sino que la botella misma lo es. La forma, el color del vidrio, la etiqueta y hasta el tapón son toda una celebración que vale la pena colocar sobre nuestra mesa junto al pavo recién horneado, el jamón, los romeritos, el bacalao o lo que sea.


Una cerveza no puede ser considerada navideña por el simple echo de que solamente se vende en esta época del año, como es el caso de la cerveza Nochebuena, que año tras año vende Cuauhtémoc Moctezuma, en realidad es una cerveza estilo bock como otras que ya existen todo el año. 

Amigos y amigas: en estas fiestas espero de todo corazón que la pasen de lo mejor. Coman y beban lo suficiente como para disfrutar de las personas con las que decidan estar. Platíquense cosas agradables, quiéranse, abrácense y cuídense. Jorge Luis Borges alguna vez dijo que nuestra primer obligación como seres humanos es ser felices, y eso es totalmente cierto, ya que lo demás llega por añadidura.

Y tu…¿Qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Paz para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario