jueves, 27 de noviembre de 2014

EL REY GAMBRINUS


Por: Javier Sánchez Valenzuela

           
Según la leyenda, Flandrine fue la culpable de todo. Su singular belleza fue la causa de que
LA BELLA FLANDRINE
en el pequeño pueblo de Fresnes, un joven aprendiz de artesano llamado Juan Primus y apodado Gambrinus pensara en quitarse la vida ante la reiterada negativa de la doncella de darle su amor. Un mal día cuando ya no soportó más su angustia, el joven corrió hacia el bosque con el fin de acabar con su miserable existencia. Mientras buscaba la mejor forma de hacerlo se le apareció el mismísimo diablo para hacerle una oferta que no podía rehusar. Como siempre sucede en estos casos, lo único que pedía a cambio era el alma del angustiado muchacho que, desesperado, accede de inmediato.  El plan era muy convincente: el diablo le daría al joven un don que le haría ganar el amor de Flandrine y si con ese nuevo don no lograba atraerla, entonces le enseñaría cómo olvidar su pena. Utilizando sus oscuros poderes, satán otorgó al joven gran suerte en los juegos de azar, lo que lo convirtió en un hombre muy rico…y Flandrine como si nada. Después lo convierte en un excelso bailarín y músico de un instrumento llamado Carrillón cuya música nadie resistía sin ponerse a bailar pensando que de esa forma lograría atraer a su musa….pero una vez más no sucedió nada. Por más que el joven bailaba y tocaba…tocaba y bailaba, Flandrine con desdén lo evadía. El diablo entonces tuvo que echar mano de la segunda parte de su promesa, que consistía en enseñarle a olvidar su pena. Para tal efecto le enseñó a fabricar un amargo brebaje hecho de cebada, levadura y lúpulo, le enseñó a hacer cerveza. Poco después Gambrinus organizó una gran fiesta en la que dio de beber cerveza a todo el pueblo, descubriendo que mientras más bebían más dulce sabía.
EL REY GABRINUS
IGLESIA DE LA CIUDAD DE FRESNES
La bebida se hizo famosa y dio gran prestigio a Gambrinus más allá de los linderos del pueblo, al grado de que el Rey le ofrece nombrarlo Duque, Señor o Conde. Gambrinus declina este ofrecimiento y prefiere quedarse con el título que el mismo pueblo le había dado: Rey de la Cerveza.Ante este nuevo estus de fama, fortuna y prestigio la antes evasiva Flandrine se acerca a Gambrinus queriendo finalmente hablarle, sin embargo éste al verla no la reconoce y solamente le ofrece un tarro de cerveza. La había olvidado completamente. Desde entonces el joven fue feliz al olvidarse de la esquiva doncella que había estado a punto de acabar con su vida.Pero aquí no termina la historia. Al poco tiempo aparece de nuevo el diablo reclamando su parte del trato, es decir, su alma.  Hábilmente Gambrinus le pide a Satanás un ultimo deseo antes de irse con él: que le permita tocar por última vez su Carrillón, y el diablo cae en la trampa, ya que una vez que empezó a oírse el sonido del instrumento el diablo comenzó a bailar y bailar y bailar sin poder parar a merced del mismo don que le había otorgado a cambio de su alma.  Desesperado, el señor de las tinieblas suplica a Gambrinus que deje de tocar, pero éste pide una condición para hacerlo: rescindir el pacto que habían hecho. De esta manera el diablo huye derrotado y  Gambrinus queda libre, rico y feliz. Algunos textos dicen que vivió 300 años bailando y tomando cerveza.Cuántos de nosotros no hubiéramos querido terminar de esta forma nuestras decepciones amorosas ¿no les parece? Cuántas veces con el fin de olvidarnos de la “ingrata pérjida” hubiéramos querido recurrir a tratos similares.A partir de esta leyenda, Gambrinus ha seguido creciendo en popularidad. Actualmente su imagen aparece en infinidad de etiquetas de cervezas de todo el mundo estatuas paganas y es tema de cuentos y canciones.Y tu…¿Qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Paz para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario